5 de oct. de 2011

Conclusiones

La adolescencia es la etapa en la vida del hombre que continua a la pubertad. No solo es una fase de cambios físicos, biológicos y cognitivos sino que también se presentan cambios psicológicos, sociales. En esta etapa se toman grandes decisiones que marcaran a los jóvenes para siempre, es la época de cuestionamientos y formación de su personalidad donde los  jóvenes viven por dentro un conflicto interior.
A pesar de ser una etapa de alegría, los adolescentes pasan rápidamente de la euforia al bajón del entusiasmo así como al desinterés por lo cual es muy importante la presencia de los padres porque estos deben actuar estableciendo límites apropiados para que todo lo que le suceda a sus hijos no tenga complicaciones graves ya que se presentara en esta la indiferencia y la rebeldía del jóvenes.
Por lo general el adolescente típico entre 12-13-14 años de edad es el que demuestra más evidencia del tiempo de transiciones de grandes transformaciones, de nuevas experiencias, de iniciaciones, de riesgos, de crisis, de variaciones en los estados de ánimo, de malestares de inseguridades y ambivalencias. Es una época transcendente que marca y dirige el futuro de la persona des de las siguientes situaciones:
En la situación cognitiva se produce una mejora paulatina del pensamiento formal, de manera que dichas operaciones mentales se dan de modo pleno y eficaz alrededor de los 16 y 17 años haciendo uso creciente del pensamiento abstracto, sobre todo para la formación de conceptos y la solución de problemas, de las operaciones lógico-formales
Los adolescentes encuentran más facilidad para formular hipótesis y elaborar posibilidades de solución por vía deductiva, operan menos con imágenes concretas de la realidad y más con enunciados o afirmaciones verbales referidas a esa realidad porque van aumento la reflexión sobre sus propios procesos mentales (metacognición) para enfocar la resolución de un problema se plantean todas las situaciones y relaciones causales entre sus elementos, que más tarde tratará de confrontar con la realidad mediante la experimentación.
En el mundo afectivo del adolescente es rico, productivo y contradictorio. Preponderan los sentimientos ambivalentes y cambiantes que siguen la ley del ¨todo o nada¨ emocional que aplican a su propia valoración como persona y a la forma de relacionarse de manera inestable con tendencia al desgobierno afectivo, a las posturas maximalistas, a las ¨exaltaciones sublimes¨ y a los hundimientos rápidos. Encuentra en si nuevos sentimientos que le sorprenden. Los sentimientos de angustia y melancolía son frecuentes. En la adolescencia existe una cierta disposición para lo depresivo: baja autoestima, tristeza, episodios de inhibición y retraimiento e irritabilidad de carácter, fenómenos que debemos tener en cuenta ante la presencia de trastornos depresivos de mayor significado. Los sentimientos de soledad, vergüenza y culpabilidad se exacerban notoriamente.
Mientras que en la situación psicológica vivida por el adolescente es el rasgo más característico de esta edad. Se encuentra con cambios en su cuerpo y en sus sentimientos. En el plano biológico las transformaciones del cuerpo son vividas de manera sorpresiva. Con frecuencia rechazándolo, menos veces adorándolo.
La percepción de su corporabilidad se hace fácilmente dismorfofobia. Además de la maduración física, el adolescente debe alcanzar la independencia respecto a la familia, ajustarse a su maduración sexual, establecer relaciones de cooperación con los iguales y debe adquirir el sentido de su propia identidad personal.
La imagen corporal que ya había comenzado a formarse antes de la pubertad, tras cambios físicos, se establece teniendo en cuenta el nuevo cuerpo, pero esta imagen renovada esta expuesta a los mensajes sociales que preconizan una determinada silueta, especialmente en las chicas y que tantos trastornos de alimentación puede favorecer. Ello va a ser el camino para algunos de los problemas más importantes en la adolescencia: la anorexia nerviosa. Los cambios físicos van unidos a la irrupción de la sexualidad. Debemos recordar ahora lo que hemos dicho en este libro sobre la evolución de la sexualidad. Los cambios hormonales han traído cambios en el cuerpo que tienen que ver con la sexualidad y con el comportamiento
Y en su desarrollo social va desde la independencia que presentan en la emancipación como progreso hacia la autonomía de la persona y en la necesidad de emanciparse de la familia y de ser libre.
Es aquí donde surge la llamada etapa de rebeldía por la tendencia del adolescente a la desobediencia a los padres y profesores con una actitud presuntuosa y desafiante. Sin embargo también entran en el conformismo ante las normas de los grupos sociales por la necesidad de ser aceptados siguiendo los dictámenes de la moda que se les presenta como propia por la edad.
Por lo general ante esa rebeldía y búsqueda del conformismo entran en los llamados grupos sociales denominados pandillas en las cuales conocen y hacen nuevos lazos de amistades, encuentran desafíos interesantes y por consiguiente empiezan a formar un idealismo social preocupándose por su identidad política, religiosa y social sumergiéndose en un radicalismo en sus planteamientos ideológicos generando una intolerancia hacia aquellos con posiciones contrarias a las suyas.
Pero sin lugar a duda el desarrollo del adolescente puede ser difícil hasta cierto punto porque cada individuo pasa de diferente forma esta etapa, sin embargo principalmente los valores familiares influyen en la formación del adolescente y este a su vez con la capacidad de elegir, busca su bien para corto y largo plazo según considere de acuerdo a su desarrollo afectivo, social, cognitivo y biológico que alcance, será la manera en la que se manifieste su personalidad y  capacidad de resolución de conflictos, para una vida futura.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada